lunes, 16 de julio de 2012

Una Pedicura

Una pedicura diferente para cada cliente

La pedicura goza de muy buena salud en nuestros salones. Despunta aún más, especialmente, con la llegada del buen tiempo y con las sandalias. Las uñas se convierten en las autenticas protagonistas de nuestro caminar.
Los pies han de tener su adecuada puesta a punto con las uñas debidamente cuidadas y llenas de color y con los talones tocados por la mano profesional.

Que es una pedicura?

Cuando hablamos de pedicura nos referimos, y asi lo hemos sentido siempre, a uno de los servicios más agradecidos de nuestros trabajo cotidiano. La clientela siente y observa el milagro realizado inmediatamente; percibe las sensaciones, el relax, la alegría y el renacer de sus pies, enclaustrados hasta entonces.

De profesional a cliente:

Diferenciemosnos y hagamos únicos nuestros servicios: Una pedicura para cada cliente.
Adaptemos los diversos protocolos de trabajo al perfil y a las necesidades de cada cliente.
¿Cuales, por ejemplo?
Pedicura Exprés.
Tratamiento spa con sales.
Masajes diversos.
Hidratación con parafina.
Esmaltado permanente

Elaboremos diferentes menúes de pedicura, con la finalidad de que, de una manera rápida y sencilla, los clientes elijan los que más le gusten y/o convienen.

Tipos de pedicuras

Podemos concretar dos pedicuras especiales, que harán las delicias de los pies de nuestra clientela: Pedicura exprés de unos 30 minutos, Pedicura de la casa de luxe de unos 60 minutos, con spa, exfoliación, hidratación, cortado y limado de uñas, tratamiento de cutículas y esmaltado.

Estas son solo un ejemplo: A estas pedicuras le podemos sumar otros menús, como por ejemplo, la hidratación con parafina, que está especialmente recomendada para aquellos pies que tengan dolores articulares.

Trabajo seguro

Otra de las claves del exito de nuestro trabajo pasa por la seguridad con que lo realizamos. Es muy importante elejir muy bien las herramientas. Este hecho es de vital importancia para infundir confianza a la clientela.

Enumeremos unos puntos vitales, que marcan diferencia y calidad:
  1. Utilizar complementos desechables, de un solo uso.
  2. Trabajar con utensilios que se puedan esterilizar. 
  3. Ser  extremadamente disciplinados con la higiene.
  4. Tratar a tu cliente como único/a.
El resultado final de aplicar estos cuatro principios solo recibe un nombre: Éxito.
La vanguardia de nuestro trabajo en pedicura, por otra parte, nos presenta ahora otro tipo de tratamientos realizado con esmaltado semipermanente.  Esta nueva manera nos aporta una serie de grandes ventajas y posibilidades y técnicas de decoración de gran durabilidad. Para poder realizarlo junto a la pedicura, solo debemos de invertir los protocolos de trabajo: el esmaltado semipermanente irá al principio del tratamiento, en vez de al final.

El hombre, apuesta segura.

En nuestros trabajos cotidianos hemos de tener presente al hombre. El público masculino representa un salto cualitativo dentro del consumidor habitual. Su progresivo despertar a la belleza profesional nos aporta una persona fiel y agradecida.
Trátale con gracia y maña, sacale partido a un hombre necesitado de sentirse bello, muestrale el camino para lograr el explendor de sus pies, con protocolos especiales en los que el sea protagonista, dependiendo de sus aficciones y de su trabajo. No es lo mismo un deportista que un sedentario ejecutivo...

Pide bonos familiares, para ella y para el, y si los hubiere tambien para los hijos.

En definitiva personalizando los servicios y tratamientos haremos clientes fieles y únicos.
Así nos distinguiremos de la competencia.